"Crónicas de un pueblo palentino"

"Crónicas de un pueblo palentino" es una sección de la web www.villapún.es en la que se publican relatos verídicos o de ficción que tengan relación con el pueblo de Villapún o la cultura rural en general. Si quieres participar escribe tus historias y vivencias, tu relación con el pueblo, acontecimientos del pasado, cuentos del abuelo, aventuras de la infancia..., en fin, lo que quieras y envíalo a: villapun@gmail.com


jueves, 31 de agosto de 2023

Lo que han dicho de “Mis amigos y otros animales. Andanzas de un naturalista de pueblo”


El 18/8/2022 S.N.B. dijo:

“Enhorabuena Rober por tu trabajo y por el producto de tan ardua tarea. Solamente se puede hacer algo así si se ES del lugar, no hay otra manera.”


El 20/8/2022 A.F. dijo:

“Descripciones y características de animales y plantas, entreveradas entre la narración de acontecimientos y anécdotas. Recuerdos descritos con sinceridad, sin complejos, a calzón quitado. Lo importante: la vida, lo que la sostiene y la interrelación entre todas las vidas. Puro análisis científico, pero no está exento de pasión y emociones. Las propias de una mente infantil, natural, no contagiada de prejuicios. Tampoco falta el pensamiento crítico del adulto ya experto y con argumentos.”

 

El 21/8/2022 I.S.M. dijo:

“Que sepas que oír decir mi nombre en alguna de las aventuras mola. ¡Gusta mucho! Solo decirte que muchas gracias por haber escrito este libro... No soy gran lector y me lo he leído en tres días.”

 

El 22/8/2022 A.R.M. dijo:

“Lo leí del tirón y es ameno,  pero son muchas historias que iba recordando, por lo que me pinchaba a seguir. El capítulo que más me ha gustado es el de Enriquín. Independientemente de que son historias reales, cualquier novela de ficción lo hubiera puesto el último, con el gran añadido de que no se dan detalles del adiós, por lo que es un final suspensivo y añade interés para quien no sepa nada, que seguro que empezará a cabilar si se ha perdido algún detalle de la narración, cosa que no sucede, por lo que aún queda mejor.”

 

El 22/8/2022 S.R.M. dijo:

“El capítulo que más me gustó fue el de Nochebuena en el coche de Jule. Y lo que me gustó más recordar la escena, muy bien descrita, del día después de matar el gocho, mamá pinchando las morcillas con la aguja de tejer y todos los demás esperando calducho.”

 

El 23/8/2022 T.R.M. dijo:

“El libro no tiene desperdicio. No encuentro favorito: cada nuevo capítulo me parece el mejor, aunque quizá el de Félix y el de Jule me han impresionado más. Trato de verlo como conocedor y como extraño. En ambos prismas es fenomenal.”

 

El 28/8/2022 M.E.M.D. dijo:

“Sólo al leer la dedicatoria se me escaparon las lágrimas porque soy villapunesa y porque citas a tu mamá... Me he entretenido en  el final buscando nombres de gente conocida, que hay  mucha. Es una preciosidad de libro y le has dedicado mucho tiempo. He gozado, he reído, he recordado tantas cosas de nuestro pueblo que me has metido a Villapún más en el corazón de lo que ya lo tenía... Me encantan las cosas que cuentas de tu madre, rezuman el cariño que ella se merece  y se merecía.”

 

El 28/8/2022 T.R.M. dijo:

“Yo ya tengo el preciado botín, disfrutando el vértigo existencial de los vencejos.”

 

El 29/8/2022 C.M.V.M. dijo:

“Se me está haciendo ameno y me está gustando recordar aquellos tiempos.”

 

El 30/8/2022 R.F.M. dijo:

“Súperentretenido. Es una cosa fresca, engancha o sea que prepara otras pocas historias para el siguiente, que mucha gente tendrá vivencias parecidas o les gustan estas. El final no me lo esperaba, muy emotivo, muy melancólico, pero bien, queda bien porque es como una pincelada diferente.”

 

El 1/9/2022 M.N.D. dijo:

“Acabo de terminar de leer tu libro (o el libro de todos). Me ha gustado mucho. Yo sigo recordando los veranos en Villapún como una de las épocas más bonitas de mi vida. Yo deseo que llegue la primavera y ver como el viento mece a los trigos y estar tumbada en el patio y ver volar a los vencejos, las estrellas por la noche, ver y escuchar todos los años el pepús. Yo también fui a coger flores a los prados del Valle, a buscar nidos, a las meriendas de Oncastellana, a escuchar música en el Plantío, a pasear por todos esos lugares que comentas y que yo ahora no recuerdo dónde están. En fin, gracias por hacernos recordar de dónde somos.”

 

El 4/9/2022 M.E.R.M. dijo:

“Acabo de terminar de leer el libro, que manera de enganche que tiene. Muy bien redactado y escrito. Muy bonito. Unos merecidos buenos aplausos. Ve preparando una segunda parte u otra cosa, aunque no tenga que ver con esta.”

 

El 7/9/2022 M.B.G. dijo:

“Tu libro me parece parte de mi propia vida. He leído con extrema atención y encanto el libro de tu vida, que en parte se asemeja a mi infancia hasta los 14 años. En mi opinión el estilo es Barojiano porque como él describes minuciosamente los detalles más peculiares de personas, personajes, paisajes, parajes y detalles de animales y plantas. No me cabe duda que también en el contexto general del libro hay una gran influencia de Delibes. ¡Mi más sincera enhorabuena!”

 

El 7/9/2022 J.L.G. dijo:

“El libro ha  despegado con alas de águila real, al que le deseo altos vuelos y largo viaje. Me ha enganchado y me fascina. Gracias por traer al 2022 tus recuerdos, que evocan los míos y los de muchos otros, por tu reinvicación —velada o transparente— de valores de una sociedad rural que se disuelve como un azucarillo en el excitante café. Genial, próximo y con rigor. Sincero, claro y preciso, con intriga e información muy interesante. Descriptivo y humano, sensible y sensibilizador. Didáctico, educativo. Una joya. Libando su néctar como abejorro en una flor de madreselva. No pude resistirme y leí el último capítulo. Conmovedor hasta la trascendencia. Lo acabo con ese regusto que nos deja un libro ameno y agradable, mezclado con el deseo de no llegar a la última palabra. Me queda la esperanza de la relectura y consulta, pues está colmado de datos biológicos y etnográficos muy interesantes. Este abejorro se está quedando con el néctar de tu libro en su labro. No dejes de escribir.”

 

El 15/9/2022 C.M. dijo:

“Tiene muy buena pinta, entiendo que es una visión amplia de tus vivencias y de cómo es tu pueblo, Villapún.”

 

El 18/9/2022 N.B.B. dijo:

“Te quiero dar la enhorabuena por el libro que has publicado. También darte las gracias por esa labor de rescate y puesta en valor de todas las tradiciones de un pueblo y que mejor que vistas desde el recuerdo de la infancia y adolescencia. Yo también usaba el tirachinas-tirapiedras, pero tú seguro tendrías mas puntería.”

 

El 27/9/2022 S. dijo:

“Cinco estrellas para el libro. ¡Me ha encantado! Me ha parecido una lectura muy fresca y me ha transmitido muchas sensaciones. Unas veces me ha hecho reír y al mismo tiempo he sentido cierta nostalgia... me han venido recuerdos de aquella época, ya que también tuve la suerte de disfrutar de mi infancia/adolescencia en el pueblo vecino, aunque también hacíamos nuestras incursiones en Villapún. Me encanta el episodio dedicado a  Enriquín, lo has tratado con mucho cariño y ternura. ¡Un libro precioso Rober!  Desde aquí te animo a una segunda parte.”

 

El 4/10/2022 V.G. dijo:

“Gracias por tu libro. Te escribo conmovido y con la sensibilidad a flor de piel tras leer Mis amigos y otros animales. Evocas en él algunos de mis mejores momentos de infancia y primera juventud, allí, en Villapún. No tuve la dicha de disfrutar tantos días como quienes salís en tu libro de aquel paraíso en el que, con muy poco, todo era posible, como en esos territorios del realismo mágico de la novela hispanoamericana. Las salidas al campo que pude disfrutar con Cigu son memorables. Un tío con una inteligencia natural enorme y un auténtico sioux en el campo: se mimetizaba de tal modo en él que estoy convencido que Cigu formaba parte del ecosistema. Creo que aquellas experiencias nos forjaron una forma de ser, un carácter especial de saber disfrutar con poco, de feliz austeridad y de amor infinito por la Naturaleza. Quizá aquel mundo que vivimos, ejemplo encomiable de lo que hoy llamamos sostenibilidad, se fue para siempre y, como dice el replicante de Blade Runner, desapareció como lágrimas en la lluvia.

Abrí el libro y cayeron ciento y pico páginas de una sentada. Me venía a la memoria el eco de nombres, de topónimos (La Cueza, Oncastellana...) y me vi en aquellos lugares, subido al trillo de Selmi y con las zapatillas con barro de haber estado cogiendo renacuajos en La Majada. Y recuerdo que no conocíamos las palabras "aburrimiento" o "pereza", pues siempre estábamos dispuestos a la aventura de lo que saliese. Gracias de nuevo, Roberto, por tu libro y por mantener memoria y vida de Villapún, nuestro paraíso.”

 

El 7/10/2022 C.B. dijo:

“El libro me ha gustado mucho. Y me ha encantado el sistema de ir por temas. He disfrutado mucho y aún lo disfruto. He vuelto al picoteo inicial. Aún lo tengo en la mesilla de noche. Lo volveré a leer con nuevos ojos. Muchas gracias. Es que lo he disfrutado de verdad.”

 

El 29/10/2022 R.S. dijo:

“Un libro desenvuelto y de ágil lectura, un homenaje a la infancia y a la tierra natal del autor. Cada día un descubrimiento, un encuentro afortunado, una nueva experiencia. Aventuras compartidas en todas las estaciones del año y una genuina comunión con la naturaleza. Disfruté mucho leyendo tus andanzas infantiles y juveniles por Villapún y alrededores. A mí, desde luego, me ha llegado al corazón, como era tu propósito. Me he visto reconocido en mis primeras salidas al campo y por esa España rural que cada vez lo es menos. Es un libro entrañable y divertido, con sus gotas de melancolía. No podía ser de otra manera tras el paso del tiempo. Te reitero mi enhorabuena y, aunque no lo contemples como objetivo, espero que vendas muchos ejemplares y que ya esté en marcha una segunda edición.”

 

El 16/11/2022 M.M.O. dijo:

“Me compré 'Mis amigos y otros animales' en Cervera de Pisuerga y estoy disfrutándolo mientras viajo por el norte de Castilla.Tu libro está bien escrito y tiene eso inasible que es el encanto. Enhorabuena por el libro.” 


El 30/11/2022 L.C.H. dijo:

Estoy leyéndole poco a poco y me parece muy ameno.”


El 19/12/2022 G.M. dijo:

Me ha parecido una cariñosa exploración de tu entorno afectivo, apreciando a humanos y al resto de seres vivos por igual. Es un texto entrañable, con la voluntad, como señalas, de seguir los pasos de Durrell. Como documento testimonial, posee un gran valor y marca un camino para los que vengan después.”


El 19/2/2023 A.B. dijo:

El libro es auténtico, genial, me encantó. Que recuerdos tan bonitos, tienes que escribir la segunda parte que seguramente hay muchas más aventuras. Gracias por habernos hecho un regalo que no tiene precio.”


El 26/3/2023 B.A. dijo:

“Su libro me ha encantado, emocionado y me ha hecho revivir tiempos pasados e inolvidables. Mi enhorabuena.”


El 24/5/2023 J.C.M. dijo:

“Acabo de leer tu libro, lo compré en la última feria del libro en Salamanca, donde resido. He disfrutado mucho con su lectura. Me ha durado dos días. La estructura es magnífica, pues comprende toda la vida del mundo rural. Lo del vocabulario es una aportación interesante. Yo también soy un simple aficionado a recoger vocablos en desuso, aunque referidos a la Montaña Palentina y , en concreto a mi pueblo, Camporredondo. Buena parte del vocabulario es conocida por mí. Felicitación por tu trabajo y recibe un saludo.”


El 9/6/2023 F.A. dijo:

“Un relato que es la suma de muchas experiencias. La llamada de la tierra y de la infancia. El deslumbramiento del territorio que envolvió la infancia del autor. Las vivencias con los amigos que lo acompañaron en esta etapa de la vida en la que se forjan los afectos y la amistad. La cercanía a una forma de vida en connivencia con el entorno. Con unos saberes tradicionales, que han pasado de padres a hijos y que ofrecen soluciones a casi todos los problemas cotidianos. Y, como no, el espacio en el que viven los animales y la vegetación que van descubriendo el autor y su pandilla de amigos en sus paseos.”


El 1/7/2023 F. dijo:

“Un libro muy entretenido. Yo, que no soy gran lector, lo devoré en un fin de semana. Te atrapará, aunque no te gusten mucho los “bichos” (espero que Roberto me perdone), porque es una vuelta a la infancia y a la adolescencia en todos estos pueblos pequeños (o no tanto), siempre en contacto con la Naturaleza, siempre con los amigos. Muchas vivencias que se cuentan en este libro le habrán ocurrido a cualquiera cuando era “chiguito”, da igual que viviese en Palencia, en Léon, en Valladolid o en Zamora. Es un libro muy descriptivo, pero nada aburrido, y raro será que el lector (o lectora) no se identifique con algunas de las situaciones que menciona Roberto. Los pequeños detalles como los dibujos, los códigos QR, la lista del vocabulario palentino o el índice onomástico con la relación de las personas que aparecen en el libro demuestran el cariño que el autor ha puesto en él, por eso su lectura es tan amena.”

El 1/7/2023 E.V.P. dijo:

Me ha parecido una historia tierna donde me he podido imaginar como sería vivir en un pueblo. Cuando vuelva a Villapún tengo claro que lo veré de otra manera y lo conoceré mucho mejor  gracias a las indicaciones que da Roberto en el libro. Me he podido meter en la historia y en los personajes, viviendo todas sus aventuras en el pueblo. Finalmente es una historia emotiva por todo lo que recuerda a lo largo de las páginas.”

El 25/7/2023 G. P. M. dijo:

“Hola Rober: voy a comentarte en unas pocas frases mi opinión sobre tu libro. Al fin, el libro me ha gustado muchísimo. Lo que escribes sobre tus amigos y otros animales está pero que muy bien. Pero déjame que te diga que para mi ha sido más lo que emociona. Fue para mi como un viaje por toda mi vida como español que no vive cerca de Villapún, pero nunca lo he perdido en mi corazón. Me recordó a mis abuelos, tíos, primos, amigos. Los viajes en coche, en nuestro primer Opel Ascona verde, que en el pueblo parecía de otro mundo. El tiempo que pude pasar con mis abuelos Eliseo y Piedad, la abuela Rosalía de Quintana. También todos los tíos y primos como a ti y tus padres, que siempre me quedaba sorprendido cuánta familia tengo. En fin, Rober, muchas gracias de todo corazón por haberme traído esas tan lindas memorias a mi mente. Nunca olvidaré esos tiempos a los que también pertenecen “mis amigos y otros animales”.


El 27/7/2023 M. J. F. C. dijo:

“Estimado Rober, aún no te había manifestado mis impresiones de tu "criatura". He disfrutado leyendo tus reflexiones, por varios motivos: eres un gran naturalista (no tenía ninguna duda antes), pero sabes transmitir tu pasión con una fuerza narrativa y descriptiva muy rica, tanto por conocimientos biológicos, culturales, sociológicos, etnográficos, humanos, etc. Leerte es una experiencia multisensorial. Me llama poderosamente la atención tu conciencia precoz de defensa del equilibrio de la naturaleza y sus gentes, tu avidez para observar y tus deseos infinitos de aprender. Me gusta cómo valoras y respetas la sabiduría popular y a las personas (algo tan denostado en nuestro tiempo), la individualidad que ofrece la diversidad, el patrimonio cultural de tu tierra, de su lengua... Tu compromiso creciente con todos estos valores. ¿Agenda 2030? No sé, pero seguro que un poco de trabajo de campo como el tuyo nos enseñaría a convivir con la construcción de un futuro sostenible y equilibrado. Ni que decir tiene que me he reencontrado con una infancia semejante: familia numerosa, calles y casas menos confortables que ahora, pero más humanas, horas de aprendizaje en el medio natural, juegos sin más límite que el respeto a nuestros adultos, una TV incipiente que servía para educar escasamente como fuente muy secundaria, lecturas, "chuches limitadas", por géneros en algún caso y por otros motivos, marcas y modelos de bicicletas y vehículos, compañeros de viaje y aventuras, pagos y ganados, la sencillez de vida y el respeto, etc. Eres un digno heredero de todo lo que quiso enseñarnos Félix Rodríguez de la Fuente y, segurísimo, un hijo predilecto de Villlapún. Por miles de motivos más: mil gracias”.

El 2/8/2023 P. S. F. dijo:

“Ya leí el libro. Me ha encantado y me he reído mucho con las peripecias de mi primo y demás, lo del abrigo de Jule, lo de la bicicleta de Dari, el escupitajo de Susana en la cabeza... Has definido muy bien a mi abuelo: rudo, serio y que llevaba atado en la cintura la cuerda de alpaca. De Enriquín, me ha emocionado mucho...”

 

El 4/8/2023 J. C. F. T. dijo:

“Un libro muy bonito y entretenido, en el que he podido recordar y revivir los mejores años de juventud. Escrito con mucho cariño. Darte las gracias por volvernos a juntar después de tantos años y hacer posible este reencuentro”.

 

El 26/8/2023 M. C. H. dijo:

Hola Roberto, quiero agradecerte lo grato y ameno que me ha resultado la lectura de tu libro "Mis amigos y otros animales".

Me identifico contigo, pues yo también soy de pueblo, aunque veinte años mayor que tú, viví en él hasta los veintitrés. Tú dices te fuiste a Valladolid siendo un niño, hago hincapié en este periodo trascendente, pues fue cuando la agricultura se mecanizó, rompiendo muchos hábitats donde las aves han disminuido intensamente, sobre todo las esteparias  y cerealistas: alondras, calandrias, sisones, avutardas, gangas, ortegas y alcaravanes; estos se han dejado de oír su canto en el crepúsculo, que yo siempre dije que decían “a dormir, a dormir, a dormir”. Tu hacías otra interpretación de su canto.

Los grupos de “chiguitos", como les denominas, estaba el que gateaba para subir a los árboles, el que olía ese olor que desprenden las aves, el que se tomaba los huevos de “marica” (urraca) sin tener ningún escrúpulo, sin estar empollados.

Soy de Torrecilla de la Abadesa, el Duero deja su margen derecha en lo que hoy es el parque "Riberas de Castronuño". En los años sesenta había colonias de garzas, grajillas, rabilargos y somormujos y era una gozada hacerles seguimientos; en este aspecto el grupo no me acompañaban, me ocurría como a ti que eran mas bien depredadores, por lo cual no me interesaban en ese aspecto.

Me hubiera gustado ser ornitólogo o estudiar biología, como tú, pero por aquellos años terminabas primaria y a buscarte un trabajo, pues había que aportar ingresos a la familia.

El libro ha sido para mí como un impulso, por algo que me has recordado lo que fue mi infancia, parecida a la tuya, con veinte años de anticipación, que se nota. Y reconocer que hemos avanzado mucho en unos aspectos, pero en cuanto a la protección de la naturaleza, creo haber retrocedido un montón; y me siento defraudado.

Villapún no sabía de su asistencia, creí que era un pueblo que te habías inventado para el desarrollo del libro, que viene que ni pintado.

Algo sí me llama la atención, que eras el hijo de la maestra del pueblo y tendrías tus ventajas... 

Un saludo entrañable, de otro que, como tú, es de pueblo.  

3 comentarios:

  1. Un libro muy entretenido. Yo, que no soy gran lector, lo devoré en un fin de semana. Te atrapará , aunque no te gusten mucho los “bichos” ( espero que Roberto me perdone), porque es una vuelta a la infancia y a la adolescencia en todos estos pueblos pequeños ( o no tanto) , siempre en contacto con la Naturaleza, siempre con los amigos.
    Muchas vivencias que se cuentan en este libro le habrán ocurrido a cualquiera – cuando era chiguito - da igual que viviese en Palencia, en Léon, en Valladolid o en Zamora.
    Es un libro muy descriptivo, pero nada aburrido, y raro será que el lector ( o lectora) no se identifique con algunas de las situaciones que menciona Roberto.
    Los pequeños detalles como los dibujos , los códigos QR, la lista del vocabulario palentino o el índice onomástico con la relación de las personas que aparecen en el libro demuestran el cariño que el autor ha puesto en él, por eso su lectura es tan amena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fernando, es un placer recibir opiniones como la tuya, el mejor pago que puedo recibir por el libro. Gracias
      …Ah, y no me molesta lo de “bichos”, hay cosas peores como “España vacía “ o, peor aún, “vaciada” 😜

      Eliminar
  2. Un libro muy bonito y entretenido, en el que he podido recordar y revivir los mejores años de juventud. Escrito con mucho cariño. Darte las gracias por volvernos a juntar después de tantos años y hacer posible este reencuentro.

    ResponderEliminar