"Crónicas de un pueblo palentino"

"Crónicas de un pueblo palentino" es una sección de la web www.villapún.es en la que se publican relatos verídicos o de ficción que tengan relación con el pueblo de Villapún o la cultura rural en general. Si quieres participar escribe tus historias y vivencias, tu relación con el pueblo, acontecimientos del pasado, cuentos del abuelo, aventuras de la infancia..., en fin, lo que quieras y envíalo a: villapun@gmail.com


viernes, 14 de agosto de 2009

El disputado voto del señor Aníbal

Algunos habréis visto que durante este mes de agosto hemos estado por Villapún recabando opiniones sobre el cambio de nombres para las tres calles designadas con letras del abecedario y las dos plazas del pueblo. Pues bien, la propuesta ha sido acogida con gran interés y entusiasmo por parte de la mayoría de vecinos de Villapún con los que nos hemos encontrado y que nos han dedicado unos minutos para participar en la misma. Es más, muchos nos han felicitado y animado para que la iniciativa salga adelante, lo cual es de agradecer y nos motiva para seguir con el proyecto.
Es de destacar el alto índice de participación tanto por parte de los villapuneses residentes como de los veraneantes. Sin embargo, ha habido uno que hasta ahora se nos ha resistido a dar su opinión por más que le hemos insistido para que participe. Y cada vez que nos encontramos con él, la misma cantinela:
 
-“Aníbal, ¿ya sabes lo que vas a votar?.”
-“A mí no me preguntes nada de eso, yo no voto nunca.”
-Pero si no tienes que votar, sólo decir que nombre te gusta más para la calle de la A.”
-“Que yo no trabajo en eso, lo que queráis.”
 
Y a uno le parece estar viviendo la historia relatada por Miguel Delibes en la novela “El disputado voto del señor Cayo”, en la cual dos militantes de signo político contrario coinciden durante la campaña electoral de unas elecciones en un pequeño pueblo castellano en el que sólo quedan dos habitantes (y están reñidos), de manera que se produce una intensa pugna por parte de los dos políticos para decantar el voto del señor Cayo hacia uno u otro bando. Pero el señor Cayo, interesado en asuntos menos prosaicos, no da su brazo a torcer.
De manera parecida abordamos a Aníbal, intentando tocar su fibra sensible:
 
-“Pero, ¿no prefieres que la calle de la A se llame mejor de Oncastellana, de la Mata Montera o Escuelas Viejas?”.
-“Y qué más me da, si yo voy a andar igual por ella…”
 
Bien pensado, no le falta nada de razón y la respuesta nos recuerda el pragmatismo del señor Cayo.
Y a lo más que hemos podido llegar después de mucho insistir es a un compromiso nada despreciable, dadas las circunstancias.
 
-“Bueno, pues si después de que voten todos hay empate a veintidos, pues entonces ya me preguntáis a mí.”
 
Así que, si al final en la encuesta tenemos empate técnico ya sabéis quién decidirá el resultado final.

viernes, 24 de julio de 2009

FROILÁN MALDONADO: futbolista profesional natural de Villapún

La afición al fútbol en Villapún, y en general en todos los pueblos de la zona, era mucho mayor hace unas décadas, al menos en lo que a la práctica de dicho deporte se refiere. La prueba es que raro era el pueblo que no contase con su campo de fútbol con porterías “reglamentarias” en el que chavales y mozos soñaban con emular a sus ídolos y se enfrentaban a los pueblos vecinos en partidos antológicos, especialmente el día de la fiesta. Habitualmente se apalabraba el partido contra algún pueblo de “renombre” de la zona, que acudía para luego devolver visita el día de su fiesta. Eran otros tiempos, hoy en día esos campos languidecen sin jóvenes ni niños que se acerquen a dar “cuatro patadas” a la pelota.
Froilán Maldonado, cuya imagen vistiendo la camiseta de su pueblo natal puede verse aún en el Teleclub, fue uno de los futbolistas que salió de la cantera de Villapún. Abajo mostramos una serie de imágenes de su paso por el Palencia C.F. y de su etapa como profesional de Primera División en el R.C.D. Español.



 
Froilán Maldonado Monje nació en Villapún el 2 de octubre de 1956, donde ya desde muy pequeño dio muestras de sus dotes futbolísticas. A buen seguro que el joven Froilán pasó muchas horas en la Era o en cualquier calleja del pueblo jugando con la pelota en compañía de otros mozalbetes del pueblo, entre ellos su hermano Nano, de quien dicen que tenía tan buenas cualidades técnicas como Froilán. Muy pronto su familia se trasladó a Burgos, donde pudo continuar su afición, formándose en las categorías inferiores del equipo de la ciudad, de donde pasó al Mirandés, por entonces en Segunda División B, en el que militó hasta marzo de 1981.
-En la temporada 1980-81 el Palencia C.F., que jugaba en la Segunda División A del fútbol español, pasaba una situación deportiva delicada y consiguió la cesión de Maldonado, como se le ha conocido profesionalmente, que debutó en el equipo el 22 de marzo de 1981 ante el Linares.  Maldonado llegó junto con otro ilustre futbolista palentino, Mediavilla, procedentes ambos del Mirandés. En principio venían cedidos por 600.000 pesetas, pero a la postre se pagaron seis millones de pesetas por ambos, por entonces el fichaje más caro en la historia del club morado. Maldonado jugó como defensa central en 9 partidos de liga y a pesar de su buena labor no pudo evitar que su equipo descendiera ese año a Segunda B.
-En la temporada 1981-82 el Palencia C.F. queda encuadrado en el Grupo I de la Segunda División B. Maldonado jugó regularmente durante esa campaña ya que participó en 38 partidos de liga, marcando 2 goles (ante el Endesa de Andorra y el Erandio), y  en dos de Copa.  El éxito deportivo no se hizo esperar, quedando clasificado el Palencia en el segundo lugar de la tabla sólo superado por el Barcelona Atlético y logrando así de nuevo el ascenso a la categoría de plata del fútbol español. Sin embargo, en el terreno económico las cosas no se estaban haciendo bien en el club palentino, lo que a la postre provocaría la diáspora de Maldonado y otros compañeros. Como curiosidad, el 10 de abril del 82 tuvo lugar una huelga de futbolistas en la que no participaron ni Maldonado ni su compañero Chaparro al no tener ficha profesional por lo que jugaron con miembros del equipo filial.
-La temporada 1982-83 fue una de las más memorables para el club morado, con una plantilla con la que estuvo a muy poco de lograr el ascenso a primera División. Maldonado jugó 35 partidos de liga, logrando marcar un gol ante el Castellón, y 5 de Copa. En el terreno deportivo las cosas funcionaron bien, pero el Palencia adeudaba importantes sumas de dinero a los jugadores por lo que a mediados de octubre deciden encerrase en la sede del club, trascendiendo la noticia a nivel nacional. Finalmente no se logró el soñado ascenso a la categoría de oro, quedando a tan solo tres puntos y clasificándose el Palencia en quinta posición. Por si fuera poco, los problemas económicos llevaron al Palencia a desmantelar la plantilla y a su práctica desaparición. Los jugadores presentaron una demanda de rescisión de sus contratos por impago de las mensualidades ante la Magistratura de Trabajo, fallando a su favor.
-Por su parte Froilán, con 26 años de edad y en el momento más dulce de su carrera deportiva, consiguió la carta de libertad y llegó a un acuerdo para su fichaje por el R.C.D. Español de Barcelona, aunque otros equipos como Valladolid, Salamanca y Zaragoza también estuvieron interesados. La prensa catalana recogió la llegada del jugador Villapunés. El fichaje, en principio por una temporada, se prolongó a un total de tres, en las que Maldonado jugó en Primera División en aquel Español de N´Kono y Lauridsen:
-En la temporada 1983-84 jugó 27 partidos completos como titular, con un total de 2430 minutos en el campo y tres tarjetas amarillas recibidas, muy buenos datos para un defensa central. Su nombre aparece en los periódicos durante el arranque de la temporada, citando además su lugar de nacimiento en Villapún. Su primer partido fue ante el Sabadell y desde el principio manifestó su intención de trabajar duro para ser titular en el equipo. No obstante el inicio de temporada fue difícil para Maldonado, viendo desde la grada los primeros partidos hasta su primera convocatoria ante el Sevilla, aunque su debut en Primera División tuvo que esperar unas jornadas más. Poco a poco se fue haciendo un hueco, como se refleja en una entrevista de prensa publicada en el Mundo Deportivo. Maldonado se acopló rápidamente al equipo y en la séptima jornada del 16 de octubre de 1983 debutó como jugador de Primera ante el Mallorca, partido celebrado en el estadio de Sarriá. Desde entonces contó con la confianza del nuevo entrenador Javier Azkargorta, lo que le permitió su titularidad indiscutible, destacando por su regularidad. La prensa barcelonesa recogió el buen hacer del defensa palentino en su primera temporada como españolista, con muy buenas críticas en general. "Seriedad, discrección, seguridad..." fueron algunos de los apelativos con los que se calificaba por la época al "barbudo central" palentino. De nuevo la prensa apuntó hacia el defensa villapunés ante el derbi catalán frente al Barça en Sarriá. La temporada fue dura y Maldonado se lesionó en un partido amistoso ante su antiguo equipo el Mirandés, al romperse el ligamento interno de la rodilla derecha. Fue operado el 4 de mayo, lo que le mantuvo apartado del terreno de juego y le obligó a un largo período de recuperación, tras el cual el jugador hace balance. Tras los fichajes de cara a la siguiente temporada, es consciente de que debe ganarse de nuevo un hueco en el equipo titular. Su reaparición se produce en agosto, en un partido amistoso ante el Zaragoza en Castellón, en el que actuó a un buen nivel.
-En la siguiente temporada, 1984-85, jugó 19 partidos como titular, todos completos excepto uno, con un total de 1665 minutos en el campo y dos tarjetas amarillas recibidas. Además intervino en 4 partidos de Copa del Rey. En la presentación del equipo vuelve a aparecer el nombre de Froilán Maldonado, citándose de nuevo en la prensa su localidad natal. La temporada comienza para Maldonado mejorando su preparación y no regresa al equipo titular hasta finales de octubre. No obstante, la lesión y los malos resultados del equipo hicieron que las entradas y salidas en el equipo titular se sucediesen. Con frecuencia la prensa se refería al jugador palentino aludiendo a sus orígenes y a tópicos relacionados, como en la entrevista publicada a finales del 84: "Maldonado es un castellano viejo de pocas palabras y toneladas de sinceridad". En 1985 nacería su hijo Rubén, acontecimiento también recogido por la prensa, y que vino a coincidir con el enfrentamiento ante el Real Madrid, en el que a Froilán correspondería la dura tarea de intentar frenar a Butragueño, "haciendo sombra al Buitre". También recaería en Maldonado la responsabilidad de anular a Hugo Sánchez en el enfrentamiento de esa temporada ante el Atlético de Madrid. Al terminar la liga se prorrogó su contrato con el Español hasta 1988 y en otra entrevista Maldonado hace balance de la temporada, comentándose que disfruta de sus vacaciones en Burgos, salvo una semana que pasa "en su pueblo, en Palencia".
-La de 1985-86 fue su última temporada en Primera, en la que jugó 16 partidos, 14 como titular, con un total de 1665 minutos en el campo y tres tarjetas amarillas recibidas. Intervino además en 5 partidos de Copa del Rey, marcando un gol en campo del Plasencia (1-5). En la presentación de la plantilla del Español 85-86 vuelve a aparecer el nombre de Villapún en la prensa catalana. En el inicio de temporada se produce el enfrentamiento ante el Real Madrid, en el que de nuevo toca a Maldonado la responsabilidad de frenar a la delantera blanca. Ya desde la primera parte del campeonato Froilán ya no aparece como el titular casi indiscutible que había sido hasta ahora. No obstante en el enfrentamiento de la segunda vuelta ante el Madrid vuelve a recuperar la titularidad, igual que había ocurrido ante el Barça. La lesión de su compañero Iñaki le permitió afrontar algunos partidos importantes, como la eliminatoria de la Copa de la Liga ante el Celta.
En total fueron 62 partidos los jugados por Froilán Maldonado en las tres temporadas de Primera División, con una media de 86,5 minutos jugados por partido.
-En la temporada siguiente, 1986-87, la llegada de Javier Clemente al banquillo del Español supuso la salida de Maldonado, al no contar el técnico vasco con él, por lo que, tras un intento fallido de traspaso al Castellón, fue cedido por una temporada al Deportivo de la Coruña, que por entonces era de Segunda División. En este equipo realizó una buena campaña y contaba con la aprobación del técnico Eusebio Ríos para que siguiese en este equipo si se conseguía finalmente el ascenso a Primera.
-No obstante el Español llegó a un acuerdo con el Figueras, equipo de Segunda A, en el que militó durante tres temporadas, 1987-88, 1988-89 y 1989-90. En su primera temporada en este equipo jugó 36 partidos completos como titular y participó en otros seis más, recibiendo cinco tarjetas amarillas. La prensa seguía destacando las cualidades del jugador. En la siguiente temporada jugó como titular 18 partidos completos más dos en los que fue sustituido, además de cinco de suplente en los que llegó a saltar al terreno de juego, recibiendo un total de tres tarjetas amarillas.
-Finalizó su carrera como futbolista profesional en el Gerona de Segunda B, en el que jugó durante la temporada 1990-91, figurando su nombre y localidad de nacimiento en el plantel de jugadores de esa temporada. Al finalizar la temporada la prensa anunció la intención del jugador de trasladar su domicilio a su región natal, ofreciendo sus servicios al Palencia, pero las negociaciones no fructificaron, por lo que terminó su carrera deportiva.

viernes, 26 de junio de 2009

La familia "Marcos" en Villapún o porqué el corral del "Guarrate" tiene tres dueños

En los pueblos pequeños las vidas de las distintas familias se cruzan unas con otras y a veces nos preguntamos por qué tal o cual hacienda pertenece a varios dueños, como es el caso de uno de los corrales que aún quedan en Villapún, el del Guarrate. La historia arranca a finales del siglo XIX y principios de siglo XX cuando vivió en Villapún un matrimonio formado por Mariano y su mujer Eleuteria, cuya casa fue la que pertenece hoy a Exiquio. Al "Tío Mariano" le llamaban también Mariano “Tarragona” por haber hecho la mili en dicha ciudad y así distinguirle de otros “marianos” residentes en el pueblo, como Mariano Maldonado o Mariano Montes. En cuanto a Eleuteria Marcos era hermana de Juan Marcos, casado con Calista Diez con la que tuvo 4 hijos, a saber:
1-Inés Marcos, casada con Gregorio Maldonado y padres de Raimunda, Hermenegilda, Eladio, Nemesio, Cesárea y Germán.
2-Juliana Marcos, casada con Mariano Maldonado y padres de Diodora, María, Cándido, Aniano, Dionisio, Justa y Terencio.
3-Marcos Marcos, casado con Petra Calvo y padres de Pilar, Exiquio y Julia.
4-María Marcos, casada en Santervás de la Vega y madre de Alejandro y este a su vez padre de Acacio. Pero volvamos a los protagonistas iniciales de esta historia: al fallecer sin descendencia Mariano "Tarragona" y Eleuteria Marcos dejaron sus bienes a sus sobrinos de la familia "Marcos". He aquí la explicación de por qué el corral de ovejas que tenían en el "Guarrate" estuviera partido en tres partes que heredaron sus sobrinos de Villapún, los tres hermanos "Marcos". Así, todos hemos conocido la parte del corral del Sr. Aniano Maldonado Marcos, la parte del Sr. Germán y la parte que aún existe actualmente, propiedad de Julia Marcos y su esposo Paciano Martínez. Permítaseme finalmente una reseña particular, ya que a mi me quedan muchas cosas por aclarar. Y una muy personal. Como todos sabréis soy natural de Villota del Páramo, pero mis apellidos marcan un origen cercano: Agustín de la Fuente Maldonado Nicolás Marcos. ¡Mi abuela era Marcos de primer apellido!, hija de Juan Marcos y Calista Diez, mis bisabuelos.
Mi abuela Juliana, que nació hacia 1885 y vivió hasta 1950, ¡también era de Villapún!. Lo mismo que mi madre, María Maldonado Marcos (1910-2004).
En documentos históricos de siglos pasados aparecen otros "Marcos". ¿Seremos todos descendientes de Hipólito Marcos (1652), de Basilio Marcos (1711) y de Marcos Marcos (≈ 1800)?.
Toda mi familia “Maldonado Marcos”, hijos del abuelo Mariano y de la abuela Juliana, son de Villapún: Diodora, María, Cándido, Dionisio, Aniano, Justa y Terencio. Mi abuela Juliana tenía tres hermanos: Inés, Marcos y María (casada en Santervás, como ya se indicó más arriba). De mi familia son también los “Maldonado Marcos” hijos de la tía Inés Marcos (hermana de mi abuela) y de Gregorio Maldonado, “el tío Goyo” (nacido en Bustillo de la Vega): Raimunda, Hermenegilda, Eladio, Nemesio, Cesárea y Germán. También lo son los “Marcos Calvo”, hijos del tío Marcos Marcos (hermano de mi abuela) y de la tía Petra Calvo (nacida en Pedrosa): Pilar, Exiquio y Julia.
Vamos, que rascando un poco, como veis, quién más quién menos en Villapún todos somos familia.
 
Agustín de la Fuente Maldonado

martes, 26 de mayo de 2009

Reflexiones nocturnas al borde de la laguna del Valle

Sentado de noche al borde de la laguna del Valle llega a mis oídos la singular banda sonora emitida por las incansables ranitas de San Antonio en su melodía principal, acompañadas por las más discretas ranas verdes, relegadas a un papel secundario tras su estrellato diurno. Sentado, digo, en la paz tranquila de la oscuridad recién llegada, apenas se distingue la silueta del pueblo en el horizonte, débilmente iluminado por la tenue luz de unas pocas farolas, del todo insuficiente para rivalizar ni tan siquiera un poco con el brillo de la más modesta de las estrellas del cielo. Y es entonces, en noches como ésta, cuando uno levanta la mirada hacia el firmamento para descubrir la grandeza del Universo, y en momentos así  da la impresión de que toda la bóveda celeste estuviese mucho más cerca de nosotros, haciéndonos sentir realmente pequeños. Somos un minúsculo punto azul en la inmensidad de un oscuro océano de silencio. Y no se trata de una simple metáfora, puesto que los astrofísicos nos han contado como en este Universo en expansión los astros se separan más y más, aumentando entre ellos el vacío, la nada, en un proceso que podría ser eterno según los últimos descubrimientos, o revertir, como sugieren otros estudiosos, en una gran implosión inversa al proceso actual.
¿Qué tendrá el manto de estrellas de noches como ésta para hacernos reflexionar sobre las cuestiones más profundas que siempre han intrigado al ser humano? Cuestiones sobre nuestro origen y nuestro destino, sobre nuestra posición y nuestro papel en el Universo, sobre la vida y la muerte. Por ello, observar este manto de estrellas nos pone en contacto, a través de una cadena eterna, con todos los que nos precedieron y los que nos sucederán y que se hicieron exactamente las mismas preguntas y se las harán por los siglos de los siglos. Pero el cielo también nos sugiere algunas respuestas, que han ido siendo matizadas, eso sí, a lo largo de la Historia a la luz de los nuevos descubrimientos que la Ciencia ha ido aportando. Así, lo que para los antiguos eran los orificios que dejaban ver algo de la luz de la gran hoguera que suponían estaba por detrás de la esfera celeste para nosotros está claro que son astros con luz propia, básicamente iguales a nuestro propio Sol. Y algo realmente fantástico que ahora también sabemos es que todas esas estrellas están tan lejos que su luz tarda en llegarnos varios años, cientos, miles e incluso millones de años; pensemos que la luz de la estrella más cercana, nuestro Sol, que se encuentra a la distancia, ridícula en términos astronómicos, de tan sólo 150 millones de kilómetros, tarda unos 8 minutos en alcanzar la Tierra. Por ello, cuando miramos al cielo nocturno cuajado de estrellas lo que realmente estamos observando es el pasado y resulta sobrecogedor pensar que muchos de esos “mundos” quizás no estén ahora ahí o hayan cambiado o hayan aparecido otros nuevos. Y es este conocimiento el que ha permitido a los científicos viajar al pasado para intentar reconstruir el origen de nuestro Universo. Los modernos telescopios nos han aportado algunas imágenes de ese Universo incipiente y los físicos han podido llegar a comprender lo ocurrido hasta una aproximación de tan sólo unas fracciones de segundo tras la gran explosión inicial, el llamado “Big Bang”, término popular que se refiere al momento en que toda la materia concentrada en un punto comenzó a expandirse hasta formar las partículas elementales que posteriormente constituirían los átomos, las moléculas, las estrellas, las galaxias y , en definitiva, la materia de la que está hecho todo lo que conocemos. Pero cuando a un físico se le pregunta qué había antes del “Big Bang” responde que no sabe o, mejor dicho, que esa pregunta es errónea, puesto que antes de esa gran explosión no había nada, ni siquiera el tiempo. Y esta respuesta al ciudadano de a pié le deja un tanto insatisfecho y uno no deja de preguntarse cómo es posible que de la “nada” se pase al “todo”. ¿Es relevante esta pregunta?, ¿no se dan la mano en este punto la Filosofía y la Ciencia, tan empeñada esta última en demostrar durante los últimos siglos su independencia de la primera? En cualquier caso la Ciencia nos seguirá aportando respuestas, pero nunca llegaremos al conocimiento absoluto y el hombre seguirá haciéndose preguntas trascendentales.
Otra de esas preguntas recurrentes es si estamos solos o si hay vida más allá de nuestro planeta. ¿Es concebible pensar que el proceso de aparición de la vida en la Tierra fue un hecho único e irrepetible o, por el contrario, está el Universo repleto de sistemas estelares poblados de seres vivos? Y si es así, ¿se habrá desarrollado la inteligencia en alguno de ellos?. Los primeros intentos serios por dar respuesta a estas preguntas tuvieron lugar a finales del siglo XX cuando las primeras naves no tripuladas aterrizaron en la Luna y en los planetas hermanos de nuestro sistema solar, particularmente cuando las naves Viking aterrizaron en Marte en la década de los 70, planeta en el cual se habían depositado las mayores esperanzas de encontrar signos de actividad biológica. Pero los resultados no pudieron ser más decepcionantes. Ahora, en los inicios del siglo XXI la búsqueda se ha centrado en alguno de los satélites de los planetas mayores, Júpiter y Saturno, que parecen disponer de algunas características parecidas a las de la Tierra primitiva. Así mismo, el descubrimiento de agua congelada en el subsuelo marciano ha revitalizado la esperanza de que albergase algún tipo de vida al menos en las etapas iniciales de su formación, buscándose formas de vida microscópicas fosilizadas en su suelo o en meteoritos recogidos en la Tierra y procedentes del planeta rojo.
Otro nuevo campo de investigación es la búsqueda de sistemas planetarios similares al nuestro, desde que en 1995 se descubriese el primer planeta extrasolar al que han seguido después otros muchos, lo que abre nuevos argumentos para los partidarios de la existencia de mundos habitados en estrellas distantes.
Sea como fuere, las grandes, e insalvables para el ser humano, distancias interestelares hacen muy difícil, por no decir imposible, que algún día podamos llegar a conocer la existencia de esas formas de vida extraterrestres y aún más el poder llegar a contactar con una supuesta civilización inteligente. Se da la paradoja de que cabe la posibilidad de que el Universo estuviera literalmente plagado de vida, pero lo terrible es que jamás llegaremos a saberlo, lo que acrecienta aún más la soledad humana. Terrible y hermoso a la vez.

A pesar de todo, si eres de los que buscan las respuestas en los grandes espacios o en las altas cumbres considera que lo más hermoso que tienes como ser humano es tu propia mirada interior. No trates de vislumbrar la verdad más allá de las estrellas. Cierra los ojos y sueña, la verdad está dentro de todos y cada uno de nosostros.
 
Roberto Rodríguez Martínez  

Laguna del Valle, en Villapún (Palencia)
4 de Junio de 2005 (23:00-24:00 horas)