"Crónicas de un pueblo palentino"

"Crónicas de un pueblo palentino" es una sección de la web www.villapún.es en la que se publican relatos verídicos o de ficción que tengan relación con el pueblo de Villapún o la cultura rural en general. Si quieres participar escribe tus historias y vivencias, tu relación con el pueblo, acontecimientos del pasado, cuentos del abuelo, aventuras de la infancia..., en fin, lo que quieras y envíalo a: villapun@gmail.com


sábado, 19 de octubre de 2019

Cómo se hizo el mural románico de la iglesia de Villapún

Desde hace unos meses el portal de la iglesia de Villapún luce un espectacular mural de estilo románico.
Su elaboración ha sido un trabajo laborioso que comenzó en el mes de abril con la elección de los motivos y diseño del mural.
Su autor nos ha enviado algunas imágenes del proceso de elaboración.
También nos ilustra con el significado de la simbología que incluye.
 




 
 

En esta última imagen vemos al autor, José Ignacio Reyes, posando junto a su obra.
 
 

sábado, 7 de septiembre de 2019

Arte románico en la iglesia de Villapún


Este impresionante mural puede verse en al portal de la iglesia de Villapún, ocupando prácticamente toda su pared a mano izquierda. De clara inspiración en los frescos románicos medievales, es obra de nuestro vecino José Ignacio Reyes, que lleva meses trabajando casi a diario y de forma totalmente desinteresada hasta ver completa su última creación. No es la primera actuación que lleva a cabo en la iglesia, pues en los últimos años ha restaurado diversos elementos del templo y realizó también no
hace mucho la imagen del Buen Pastor ubicada también a la entrada del templo, justo en frente del mural románico.

Es de agradecer la labor artística que José Ignacio viene realizando no solo en la iglesia, sino en diversas calles del pueblo, como ya reseñamos hace un tiempo en este mismo blog y siempre con el único objetivo de crear y alegrar la vista de los moradores y visitantes de Villapún.
Sus obras de calle y en la iglesia bien merecen una visita a este modesto pueblo y el agradecimiento, ¡qué menos!, de todos sus convecinos y allegados.

viernes, 2 de agosto de 2019

Desmitificando los perjuicios de las cigüeñas

Ahora que se acerca el final de la cosecha del cereal algunos volverán a clamar contra las otrora apreciadas cigüeñas. Resulta que desde hace unos años hay quien afirma que las cigüeñas forman hordas que siguen a las cosechadoras con el vicioso objetivo de acabar con los escasos pollos de codorniz que salgan al paso, dejando sin objeto de disfrute a los sufridos cazadores que ansían el inicio de la media veda. Sin negar que dicho acto depredatorio, legítimo por otra parte, pueda llegar a ocurrir de manera puntual, serían necesarios estudios detallados y prolongados para asegurar que las cigüeñas son la causa del declive de ciertas especies de caza. No conozco ningún estudio científico que lo avale y en los muchos años que llevo analizando egagrópilas de esta especie (bolas con restos indigeribles que expulsan por el pico) jamás he encontrado restos de ningún ave y sí muchos de insectos y roedores. Claro, que siempre saldrá el paisano que afirme que él ha visto con sus propios ojos a las cigüeñas seguir a las cosechadoras, cosa que lo único que demuestra es la facilidad adaptativa que esta especie muestra, acosando a los escasos pollos de codorniz que salen. Insisto que sin negar que esto pueda llegar a ocurrir de manera puntual, es más probable, y los datos así lo sugieren, que esta nueva conducta obedezca a una búsqueda de recursos  fáciles al aprovechar los micromamíferos e insectos que salen al paso de la maquinaria agrícola.
El video adjunto es un extracto de un documental en el que se muestra como las cigüeñas depredan sobre topillos (campañoles los denominan en el documental) y otros roedores, contribuyendo así a equilibrar las poblaciones de estas especies que en ciertos años tienen picos altos de abundancia que alarman a los agricultores y otras gentes del campo.

En fin, que queda poco ya para que empiece la esperada temporada de caza y espero que algunos no vuelvan a culpar a las cigüeñas de la escasez de presas cinegéticas, obviando otros factores más relevantes como son la simplificación del medio, el abuso de productos químicos, las modernas técnicas agrícolas o la propia actividad cinegética. Recordar además que la cigüeña es una especie protegida, al igual que sus nidos y lugares de cría. 

viernes, 1 de febrero de 2019

Dominio villapun.es y correo electrónico @villapun.es

Recientemente los dominios villapún.es y villapun.es se han fusionado, por lo que a partir de ahora con cualquiera de los dos podréis acceder directamente a la página web dedicada a Villapún.
Al haber sido transferido el dominio villapun.es a un nuevo servidor de internet todas las cuentas de correo electrónico asociadas al mismo han sido anuladas. Por ello todos los que en su momento creasteis una cuenta con la extensión @villapun.es, si queréis seguir usándola no tenéis más que comunicárnoslo para que la activemos de nuevo.
Por otra parte, podemos aún crear algunas cuentas más, no muchas, por lo que si alguien que aún no la tiene desea usar una cuenta con la extensión @villapun.es puede solicitárnosla, indicando el nombre que desea (por ejemplo pepito@villapun.es). Debéis también indicar otra dirección de correo electrónico a la que queráis que se deriven los mensajes (por ejemplo vuestra cuenta de Gmail o de cualquier otro servidor).
Las cuentas se asignarán dando prioridad a los que ya poseían una anterior y después por estricto orden de llegada de la solicitud.
Solicitadlas a:

martes, 26 de junio de 2018

La web de Villapún cumple 10 años

El 26 de junio de 2008, día de San Pelayo, nació la página web de Villapún en la dirección (ya extinta) www.villapunpalencia.es y que poco después fue sustituida por la actual www.villapún.es (con tilde). No fue la primera web dedicada al pueblo, ya que seis meses antes había visto la luz www.villapun.es (sin tilde), ya desaparecida como tal, pero que cumplió durante un tiempo la importante misión de dar cabida y voz a los asuntos y las gentes del pueblo.
 
Durante estos diez años se han ido incorporando en www.villapún.es todos los contenidos que actualmente constituyen la página actual. Todo comenzó con la recopilación de los nombres de las aves en Villapún, trabajo que en el año 2005 mereció el reconocimiento del diario “El Norte de Castilla” al ganar el primer premio de la tercera edición del concurso “Cosas de mi pueblo”. 
 
Esto nos animó a seguir recopilando “las cosas” de Villapún, que finalmente volcamos en la web. Así, a los nombres de las aves y sus dichos siguieron los de las plantas y sus usos y los del resto de fauna no alada. La recopilación de pagos y lugares de Villapún y el cuaderno de campo complementan la sección dedicada al entorno natural del pueblo.
 
Pero no sólo a la fauna, flora y naturaleza se dedican los contenidos de la web, puesto que hemos ido incorporando todos los aspectos culturales propios del pueblo, como pueden ser la sección de historia de Villapún, de la que estamos particularmente orgullosos, la de fiestas y tradiciones del pueblo o la de juegos populares, entre otras.
 
Especialmente consultada es la sección dedicada a los villapuneses en la que se muestran fotografías, algunas de valor casi histórico, en las que la gente del pueblo es la protagonista.
 
En la sección del vocabulario típico se reseñan aquellos vocablos, en la actualidad 1526, que son característicos de las zonas rurales castellanas, considerando 621 localismos propios de Villapún, nada menos que el 40% de los términos recopilados.
 
Pero no todo han sido logros durante esta década, también hemos tenido alguna que otra decepción como la campaña que lanzamos desde el “Edicto” para cambiar el nombre de la plaza del General Franco y de las calles A, B y C (da vergüenza hasta escribirlo), objetivo no conseguido a pesar de la alta participación de los  villapuneses, pero que el alcalde de Santervás de la Vega, D. David de Prado, ninguneó y ni siquiera se dignó a dar respuesta, mostrando su desinterés por el asunto y suponiendo un agravio para todos los vecinos del pueblo que habían participado en la encuesta.
 
En junio de 2016 sufrimos un traumático cambio de servidor de internet, que obligó a reelaborar todos los contenidos y enlaces, pero que aprovechamos también para mejorar el aspecto visual y de accesibilidad a las distintas secciones.
 
En la actualidad la web está ya completa prácticamente en su totalidad, a falta de detallar los 27 recorridos naturales que se han seleccionado en la sección de rutas por Villapún y su entorno.
  
La web matriz de Villapún se complementa con el canal de YouTube dedicado a videos del pueblo, el blog de noticias “Edicto de Villapún”, actualmente en horas bajas, y el blog “Crónicas de un pueblo palentino” donde se publican relatos que por su extensión o tipo de contenido no tienen cabida en ninguna de las secciones de la web principal.
 
Durante estos diez años hemos contado con el apoyo de algunos colaboradores, menos de los que hubiésemos deseado, a quienes queremos agradecer su desinteresada participación por sus valiosas aportaciones y animamos a todos a enviar cualquier información que echen en falta en la web de Villapún o simplemente a quienes quieran hacernos llegar sus comentarios o sugerencias sobre la misma. Podéis contactar a través de la dirección de correo electrónico villapun@gmail.com
 
También queremos dejar claro que todos los contenidos de la página de Villapún están disponibles para que cualquiera pueda hacer uso de los mismos con los únicos condicionantes de citar su procedencia e informar al autor.
  
www.villapún.es sigue activa, a la espera de que los muchos villapuneses y amigos del pueblo que la han visitado lo sigan haciendo y aportando su pequeño grano de arena para que siga viva durante mucho tiempo.
¡Gracias a todos por seguirnos durante estos últimos diez años!

sábado, 26 de agosto de 2017

Recuerdos de un maestro de escuela

José García Aguilar ejerció de maestro en la escuela de niños de Villapún durante el curso escolar 1966-67. En este relato nos cuenta sus vivencias y recuerdos de Villapún y de algunos de los villapuneses con los que coincidió.
 
RECUERDOS DE UN MAESTRO DE ESCUELA
Soy José García Aguilar, andaluz de Archidona (Málaga), maestro de ESO jubilado que  estuvo destinado en la escuela unitaria de niños de Villapún durante el curso 1966/67.
Recuerdo la aldea y la escuela donde llegué a tener matriculados un total de diecinueve alumnos que como se iban dando de alta al cumplir los seis años y de baja al cumplir los trece tuve una media de asistencia entre catorce y quince alumnos. Llegué un 19 de septiembre desde unos 800 kms al sur en una moto Vespa de 125 cc. con 26 años de edad.
Conservo muchos y gratos recuerdos personales, más que nada de la familia que me acogió tan afablemente, la del señor Nereo junto con la señora Mera, Selmi y la inolvidable Feli, como también de las mozas tan guapas que había en la aldea. Yo salía mucho junto con Selmi y con los mozos y mozas de la pedanía. De ellos recuerdo a Modesto y de ellas a varias, como Conce, que era vecina, Margarita, Justi, Agusti y Mari Paz, y el nombre de algunos señores como Otilio, Carlos y Pelayo. También recuerdo la escuela, la Iglesia y los rosarios tan animados del mes de octubre, así como las dos cantinas, en una de las cuales, la de Anita, se organizaban bailes en su patio los domingos por la tarde-noche y donde sonaban las canciones de Manolo Escobar. Tengo muchos recuerdos de aquel lugar y aquel curso: del estanque helado por donde se arriesgaban a patinar los críos, del barro y las abarcas, y de la primera helada que me pareció nevada. En la Vespa llegado el buen tiempo visité entre otras las ciudades de Burgos y León. A la primera moza que conocí fue a la bibliotecaria de Saldaña, y de esa ciudad sus ferias de ganado de los martes.
Entonces había en Villapún unas 60 familias y sobre 250 habitantes, y hoy veo que no llegan a los 70. Aquel año estaban inmersos en la concentración parcelaria que no concluiría hasta 1974. Había luz eléctrica, pero ni agua corriente ni retretes como tampoco canalizaciones de aguas sucias; esto es lo que más me impactó recién llegado.
Lo que más me maravilló fue la solidaridad entre los vecinos y la repartición del trabajo comunitario que era conocido como “huebra”. Parecía como si todo funcionara casi por inercia: sacar las vacas a pacer por la mañana y devolverlas por las tardes, limpiar la Iglesia y la escuela, que en ésta no faltara carbón para la estufa, y hasta para enterrar a los muertos.
Desde una mañana muy temprano de principios del mes de julio de 1967 en que salí de allí no he vuelto ni he visto a ninguna de las personas que conocí como tampoco de aquella buena y acogedora familia. Ahora he retomado el contacto Feli y con Roberto gracias a las nuevas tecnologías. Con Feli sólo hablé una vez por teléfono en 1992, lo recuerdo porque se celebraba la Exposición Universal de Sevilla, y en otra ocasión más tarde por las fiestas de san Pelayo en que me llamaron.
Siento la muerte de Selmi, demasiado joven, de la buena de Mera y de Nereo, todo un gran señor, inteligente y trabajador, a la edad de 95 años hace apenas cinco, pero lo que más siento es que se hayan ido sin haber tenido ocasión de darles un abrazo.
Si alguien quisiera contactar conmigo, Roberto tiene mi correo electrónico y Feli mi Whatsapp. 
Un saludo para todos los villapuneses y un abrazo para todos aquellos que conserven un pequeño recuerdo de este maestro que convivió un año en esa admirable pedanía.
José García Aguilar 

domingo, 26 de junio de 2016

Fiestas de San Pelayo, finales de los años cincuenta

Los mozos del pueblo posan con los cuatro músicos contratados para amenizar las fiestas. La fotografía está tomada en la plaza, en su lado occidental, aún no cementada por entonces.
Se aprecia detrás el monumental olmo del señor Hipólito en la calle que baja hacia La Huerta, árbol que sucumbió a la enfermedad de la grafiosis en los años ochenta del siglo pasado, como la mayoría de los que había en Villapún.
Desconocemos la fecha exacta en la que está tomada la foto, pero a la izquierda se ve la escuela nueva, por lo que debe ser posterior a 1956. A la derecha el pajar de adobe de Terencio.
Por esas fechas eran los mozos del pueblo los encargados de pagar a escote a los músicos, pasando una bandeja entre los asistentes al baile (en la foto se aprecia uno de los mozos levantando la bandeja, el que está detrás de el que lleva el tambor). Además debían proporcionarles cama si tocaban más de un día, repartiéndose los músicos en distintas casas.
Hemos identificado a algunos de los villapuneses retratados. Pulsar en la imagen para saber quien es cada uno de ellos. Si reconocéis alguno más o detectáis algún error podéis enviar un correo a rober@villapun.es
 
https://picasaweb.google.com/107954072413660693642/Villapuneses#6290509055542141634
 

jueves, 26 de mayo de 2016

La criba de la tradición

Se trata de un interesantísimo documental en el que se relata el intento por recuperar el cancionero popular de los pueblos de Castilla y León. Interviene el folclorista Joaquín Díaz que desde la fundación que lleva su nombre ha hecho una valiosa labor de recopilación, catalogación y puesta en valor de este  riquísimo patrimonio cultural. Como curiosidad hablan de la edición de un CD de música de la colección "Archivo de la tradición oral de Palencia"  en el que canta Ildefonsa Díez, vecina de Villarrodrigo de la Vega. Puede verse a partir del minuto 16.
 

martes, 26 de abril de 2016

Primavera en Villapún

La primavera tarda en llegar a los campos de estas latitudes, pero cuando lo hace se manifiesta en todo su esplendor, con una explosión de color y sonido que lo llena todo y a la que es difícil permanecer indiferente. Visitar Villapún en primavera es el mejor regalo para nuestros sentidos y la más eficaz de las pócimas para las enfermedades del alma.

sábado, 26 de marzo de 2016

La amenaza del silencio

"La amenaza del silencio" es el título de un reportaje del programa "Crónicas" emitido por "la 2" de TVE y dedicado a la despoblación de los pueblos, el más grave problema del mundo rural en la actualidad.

jueves, 7 de enero de 2016

Palencia desde una perspectiva diferente

El 6 de noviembre de 1988 la mítica serie de TVE "A vista de pájaro" dedicó un capítulo a tierras palentinas, incluyendo imágenes de los paisajes, pueblos y monumentos más característicos, entre ellos Saldaña y su castillo.
 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Arte de calle en Villapún

José Ignacio Reyes es el autor de estas bellas composiciones que adornan las paredes exteriores de su casa en Villapún (Palencia), alegrando la vista de todos cuantos se acercan a contemplarlas.
  

sábado, 21 de marzo de 2015

Recuerdo del roblón del camino de la Roza

El siguiente relato fue redactado el 21 de marzo de 1975 con motivo de la celebración del Día Forestal Mundial, cuando la autora era alumna de 8º curso de EGB  en el Colegio Nacional Comarcal “Villa y Tierra” de Saldaña. Puede que algunos villapuneses aún recuerden el viejo roblón al que se refiere el texto, en el que llegaron a criar las cigüeñas y que sucumbió al filo del hacha a principios de los ochenta del siglo pasado.
  
EL VIEJO ÁRBOL
   
Era un árbol viejo y arrugado, de aspecto triste y solitario, y castigado por el paso de los años que habían marcado en él toda clase de infortunios y bromas pesadas. Su corteza se caía poco a poco y sus gruesas raíces se retorcían en la tierra seca e inhóspita para sumergirse luego en las inciertas entrañas de la tierra.
Para mí, él siempre estuvo allí, con su ramaje espeso y bello en primavera, lleno de melodiosos pájaros cantores y de graciosas mariposas juguetonas que se posaban en sus hojas con un temblor desbordante de vida y alegría; con sus refrescantes y deliciosas sombras en verano, que ayudaban un poquito a soportar mejor el caluroso día; con su tono amarillento en el otoño cubriendo su contorno con una bella alfombra; y luego, a la llegada del invierno, con su ramaje esquelético y tiritón que se cubría con la nieve helada y fría blanqueando su piel y que luego iba perdiendo con sollozos y grandes lagrimones.
Recuerdo que antes le cortaban todos los años algunas de sus ramas y luego se las llevaban en una carreta tosca y pesada, tirada por dos grandes bueyes viejos y cansados. Él sufría ésto manso y silencioso, despidiéndose tristemente de sus miembros. Después de ésto, su aspecto era penoso, pero, pasado el tiempo, nuevas y hermosas ramas brotaban de su interior.
Pasaron los años, y el gran árbol que antes fue fuerte y frondoso, inclinó su noble frente ante la ley de la vida y vio como sus maderas huecas y putrefactas se agrietaban y emblandecían. Pero no le importaba; él había cumplido con su destino natural y estaba dispuesto aún a rendir su último tributo.
Dentro de poco tiempo un hombre vendrá con su hacha, lo hundirá en su fofa madera y derribará al viejo árbol, poniendo fin a su existencia. Yo le miro con nostalgia y melancolía pensando que dentro de dos o tres días, tal vez mañana, me encontraré en este mismo lugar y lo hallaré vacío, notando la falta de algo. Mi amigo, el viejo árbol del camino, habrá muerto.
Y yo buscaré otro árbol, y siempre habrá otro árbol en mi vida que me dé ejemplo de sacrificio, entrega y perseverancia.
   
Teresita Rodríguez Martínez